ILEGALIDAD DE CLÁUSULA DE EXCLUSIVIDAD LABORAL

Es una práctica común que en las empresas establezcan dentro de los contratos laborales cláusulas de no competencia, es decir, que prohíben que los trabajadores una vez terminada la relación de trabajo, se dediquen a laborar en las mismas actividades que desarrollaban en la empresa o contratarse con empresas del mismo giro.

Es importante saber que firmar este tipo de contratos no implica que sea válido, ni mucho menos legal, para sustentar este dicho realizaremos el siguiente análisis partiendo de lo que establece la Constitución Política de los Estados Mexicanos (CPEUM), la cual es jerárquicamente la ley más importante de todo el sistema legal mexicano y entendiendo que cualquier norma o disposición que contravenga lo estipulado en la misma se entenderá como nula de pleno derecho, iniciaremos revisando el artículo 5° que tiene relación directa con el tema en comento que nos habla del derecho humano sobre  libertad de trabajo y a la letra dice:

A ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos. El ejercicio de esta libertad sólo podrá vedarse por determinación judicial, cuando se ataquen los derechos de tercero, o por resolución gubernativa, dictada en los términos que marque la ley, cuando se ofendan los derechos de la sociedad. Nadie puede ser privado del producto de su trabajo, sino por resolución judicial.

El Estado no puede permitir que se lleve a efecto ningún contrato, pacto o convenio que tenga por objeto el menoscabo, la pérdida o el irrevocable sacrificio de la libertad de la persona por cualquier causa

Tampoco puede admitirse convenio en que la persona pacte su proscripción o destierro, o en que renuncie temporal o permanentemente a ejercer determinada profesión, industria o comercio…”

Lo resaltado es propio.

Como podemos observar la libertad de trabajo consiste en el derecho humano que tiene todo individuo de dedicarse a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode con la salvedad de que dicha ocupación sea lícita. Además cabe resaltar que los únicos supuestos que nos marca la constitución para restringir esta libertad son:

  1. Por una determinación judicial cuando se ataquen derechos de terceros

En este punto es indispensable destacar que, la sana competencia no se considera un daño a terceros, abundaremos en el tema más delante de acuerdo a lo establecido en la Ley Federal del Trabajo (LFT).

  1. Por resolución gubernativa cuando se ofendan derechos de la sociedad.
  2.  

Ahora bien, si aplicamos este precepto constitucional a las cláusulas en comento podremos observar que dichas cláusulas son ilegales y transgreden lo estipulado en la constitución y por lo tanto aun encontrándose en el contrato laboral se entenderán como nulas y no surtirán ningún efecto legal.

Adicional al análisis anterior, de la LFT podemos resaltar que el contrato laboral es aquel por virtud del cual se establecen las condiciones generales sobre las cuales se va a desarrollar la relaciona laboral, que para el caso particular ya no existe una relación de trabajo, por lo que todo lo pactado en un “contrato laboral” queda sin efectos, y aun cuando hubieran pretendido durante la relación de trabajo limitar el derecho humano a la libertad de trabajo, estaría en contrario de lo estipulado en la constitución como ya se mencionó  y sería considerada ilegal de acuerdo a la LFT como analizaremos a continuación.

Podemos concluir, sin temor a equivocarnos, que toda cláusula contractual en donde el trabajador se comprometa a no realizar cierta actividad profesional es ilegal y por lo tanto no deberá obligarse a cumplirla. En el caso de que se pretenda exigir el cumplimiento de la misma, se tiene el derecho de denunciar ante las autoridades esta irregularidad que atenta contra su derecho humano de libertad de trabajo.

Por último quisiera agregar que este tipo de cláusulas dolosas y de mala fe por parte del patrón son para ejercer coacción sobre el trabajador o ex trabajador, aun sabiendo que es ilegal y nula.

LCP LD MSS Karla Arlaé Rojas Quezada

Socia MSN Consultores SC

karla.rojas@msnconsultores.com

 

Los comentarios aquí expresados, son una opinión del autor y por lo tanto deberán considerarse solo como un punto de vista que, pudiera diferir de los criterios normativos de la autoridad o, de la interpretación de otros profesionales especialistas en la materia.