REPARTO DE UTILIDADES

La Participación de los Trabajadores en las Utilidades(PTU), es una prestación que se debe otorgar a los empleados por haber contribuido a las ganancias que tuvo la empresa para la que laboraron durante el último año de acuerdo a lo que establece el artículo 123, apartado A, fracción IX de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y reglamentada en el Capítulo VIII de la Ley Federal del Trabajo, que comprende del articulo 117 al 131 y el reglamento de los artículos 121 y  122 de la Ley Federal del Trabajo.

Son sujetos obligados a participar en el reparto de utilidades todas aquellas unidades económicas de producción o distribución de bienes o servicios y en general, todas las personas físicas o morales que tengan trabajadores a su servicio.

Hay algunos criterios que al respecto debemos considerar según tesis son los siguientes:

  • Las empresas que se fusionen, traspasen o cambien su nombre o razón social, tienen obligación de repartir utilidades a sus trabajadores, pues iniciaron operaciones con anterioridad, por lo tanto no se consideran de nueva creación.
  • Las empresas que cuenten con varias plantas de producción o distribución de bienes o servicios, así como diversos establecimientos, sucursales, agencias u otra forma semejante, se hará con base en la acumulación de ingresos en la declaración anual y no por los ingresos obtenidos en cada unidad económica.
  • Las asociaciones o sociedades civiles constituidas sin fines de lucro, que obtengan ingresos por la enajenación de bienes distintos a su activo fijo o presten servicios a personas distintas de sus miembros, siempre que dichos ingresos excedan de 5% de sus ingresos totales.
  • Las sociedades cooperativas que tengan a su servicio personal administrativo y asalariado, que no sean socios.
  • Los contratantes dentro del régimen de subcontratación, cuando no cumplan con las condiciones dispuestas en el art. 15-A de la Ley Federal del Trabajo.

Por otro lado, los casos de excepción para reparto de utilidades son:

  • Las de nueva creación, durante el primer año de funcionamiento;
  • Las de nueva creación, dedicadas a la elaboración de un producto nuevo, durante los dos primeros años de funcionamiento.
  • Las de industria extractiva, de nueva creación, durante el período de exploración;
  • Las instituciones de asistencia privada, reconocidas por las leyes, que con bienes de propiedad particular ejecuten actos con fines humanitarios de asistencia, sin propósitos de lucro y sin designar individualmente a los beneficiarios;
  • El Instituto Mexicano del Seguro Social y las instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia;
  • Las que tengan un capital menor del que fije la Secretaría del Trabajo y Previsión Social por ramas de la industria.

La Ley Federal del Trabajo en su numeral 127, otorga el derecho a los trabajadores que laboren al servicio de un patrón a participar en sus utilidades con excepción de los siguientes casos:

  • Los directores, administradores y gerentes generales de la empresa, se deben entender como tal, a la persona que dirige a la empresa con independencia del nombre que se le atribuya, no así los gerentes de área por ejemplo.
  • Socios o accionistas de la empresa.
  • Trabajadores eventuales, que hayan laborado menos de 60 días durante el año al que corresponda el reparto de utilidades, por los que los permanentes debe repartir aún en el supuesto de haber laborado menos de 60 días.
  • Profesionistas, técnicos y otros, que mediante el pago de honorarios presten sus servicios, sin existir una relación de trabajo subordinado y,
  • Los trabajadores domésticos.
  • En el caso de los trabajadores de confianza se deberá entregar un reparto topado al 20% adicional del salario del sindicalizado que perciba mayor salario.
  • En el caso de trabajadores con ausentismos o incapacidades de enfermedad general, se descontará de sus días laborados dichos ausentismos e incapacidades, por lo tanto incapacidades de maternidad y riesgos de trabajo serán considerados como laborados.

El plazo establecido para el pago de este reparto es a partir del momento en que se paga el impuesto anual, situación que se da con la presentación de la declaración anual. Por lo que debemos entender que deberá pagarse dicho reparto a partir del 1 de abril al 30 de mayo tratándose de personas morales y del 1 de mayo al 29 de junio si se trata de personas físicas, según presentación y pago del impuesto de cada empresa.

En caso de que el patrón presente declaración complementaria, por dictamen, tratándose del Régimen de Incorporación Fiscal, el plazo para el pago de las utilidades es a más tardar el 29 de junio.

Los trabajadores tienen el plazo de un año a partir del día siguiente en que se genere la obligación del pago para poderlas hacer exigible ante la autoridad la omisión del mismo, después de este plazo prescribe el derecho y las utilidades no reclamadas en el año, se deberán acumular a la utilidad repartible del siguiente año.

El procedimiento que una empresa deberá seguir para cumplir con esta obligación es el siguiente:

1.- Crear una comisión mixta integrada por igual número de representantes de trabajadores y patrones, para ello, se deberá convocar al personal para elegir a su representante y contar con la evidencia de que se eligió.

2.- Preferentemente elaborar un reglamento interno de la comisión mixta para determinar cuáles serán las funciones, plazos y formas para desarrollar su objetivo.

3.- El patrón deberá entregar a la comisión mixta las nóminas o listas de raya, así como los controles de asistencia, además de los elementos necesarios para realizar los cálculos correspondientes como: constancia de incapacidades, permisos, lista de trabajadores dados de baja, puestos y facultades de empleados para dividir sindicalizados y confianza, entre otros.

4.- El patrón deberá entregar dentro de los 10 días siguientes de su presentación, copia de la declaración anual a la comisión mixta para revisarla, y en su caso, hace las objeciones pertinentes dentro de los 30 días siguientes a recibir dicha declaración ante el SAT

5.- En caso de no existir objeciones a la declaración, la comisión mixta elaborará el proyecto de reparto de acuerdo a las siguientes reglas:

De la utilidad fiscal se deberá repartir el 10% y del monto repartible se deberá repartir el 50% por días laborados, incluidas las incapacidades por maternidad y riesgos de trabajo y el 50% por salarios percibidos, se considerará salario para efectos de reparto la cuota diaria percibida por el ejercicio.

En el supuesto de que la comisión mixta no se ponga de acuerdo, quien decidirá será un Inspector del Trabajo.

7.- La comisión deberá fijar el proyecto en un lugar visible del establecimiento para permitir a los trabajadores efectuar las objeciones que consideren pertinentes.

8.- Los trabajadores tendrán 15 días para objetar el reparto ante la comisión mixta, las cuales deberán ser resueltas en el término de 15 días.

9.- La comisión mixta una vez aclaradas las objeciones o al no haber objeciones, deberá levantar un acta de asamblea en donde se acordó que se revisaron y efectuaron los puntos anteriores, aprobando el proyecto de reparto para entrega al patrón o en su caso ratificando que no hay utilidades a repartir de acuerdo a la declaración.

10.- La comisión Mixta deberá entregar al patrón el proyecto de reparto, el cual deberá ser calculado y pagado por el patrón en los plazos previstos.

Cabe destacar que los puntos 1, 2, 4 y 8 se deberán cumplir aun cuando no haya utilidades, en ese supuesto la comisión deberá ratificarlo o en su caso si hay objeciones a la declaración se llevará a cabo el punto 5 también.

El patrón que no cumpla con las disposiciones en esta materia, se hará acreedor a sanciones de 250 a 5000 UMAS de acuerdo a los artículos 992 y 994 fracción II, en este caso debemos cuidar que cuando existe afectación a varios trabajadores, se impondrá sanción por cada uno de ellos y por cada infracción cometida.

LCP LD MSS Karla Arlaé Rojas Quezada
Socia MSN Consultores SC
karla.rojas@msnconsultores.com
Los comentarios aquí expresados, son una opinión del autor y por lo tanto deberán considerarse solo como un punto de vista que, pudiera diferir de los criterios normativos de la autoridad o, de la interpretación de otros profesionales especialistas en la materia.